#gruemenu.grue

Miles marchan en defensa de DACA y de TPS, dos programas amenazados bajo la presidencia de Trump

Frente a la Casa Blanca y en al menos 40 ciudades, se elevó el clamor en defensa de los inmigrantes protegidos temporalmente bajo anteriores presidentes y se inició una vigilia de 22 días hasta el 5 de septiembre, cuando el actual gobierno debe decidir si defiende o no a los "dreamers".

Probando de nuevo su capacidad de convocatoria a lo largo y ancho del país, miles de jóvenes “dreamers” y sus partidarios marcharon sobre la Casa Blanca y en al menos 40 eventos locales en defensa del programa de Acción Diferida para Arribados en la Infancia o DACA y de los beneficiarios del Estatus Temporal de Protección o TPS.

Entre ellos, unos 25 “dreamers” y activistas cruzaron las barreras policiales que están a distancia prudencial de la Casa Blanca,  siendo arrestados en un acto de desobediencia civil mientras otros gritaban : “sin papeles, sin miedo” y “estamos aquí para quedarnos”.

Poco antes, cientos de participantes en la marcha de Washington, se habían reunido en un mitin en el cual  jóvenes dreamers compartieron escenario con padres de dreamers,  líderes comunitarios, de derechos civiles y el congresista Luis Gutierrez, de Illinois.

Los “dreamers” anunciaron que durante los próximos 22 días harán una vigilia constante frente a la Casa Blanca, en espera de la fecha del 5 de septiembre, cuando Donald Trump debe decidir si continúa o no con DACA, bajo amenaza de demanda por parte de diez fiscales republicanos encabezados por Ken Paxton, de Texas.

También este martes, numerosos líderes políticos expresaron su apoyo a estos jóvenes y al programa por medio de una carta enviada al presidente Donald Trump por 100 alcaldes y funcionarios de condados, desde Austin, Texas, hasta Milwakee, Wisconsin, Salt Lake City, Utah, Buffallo, New York, Gary, Indiana, Denver Colorado, Miramar, Florida, Knoxville, Tenesí y una larga lista de otras localidades.

Los alcaldes y líderes condales señalaron que los jóvenes que salieron de las sombras de la falta de documentos para beneficiarse con un permiso DACA, han “contribuido sirviendo a nuestras regiones en todo tipo de roles importantes, desde médicos a maestros, parando por empleados municipales”, cita la carta.

El programa DACA, creado en 2012 por el presidente Barack Obama, ha desde entonces protegido a más de 850,000 jóvenes inmigrantes de la deportación y ofrecido permisos de trabajo para ellos. Durante su campaña presidencial, Trump prometió eliminarlo, pero luego de ser electo aseguró que trataría a estos jóvenes con “corazón” y que podían “descansar tranquilos”.

Pero hay gente dentro del gobierno de Trump y aliados en los estados que quieren eliminar el programa, revirtiendo a los dreamers al estatus de indocumentados.

 

El gobierno de Trump también ha dado señales de hostilidad hacia el TPS, un programa temporal que acoge a unas 300,000 personas de países que vivieron desastres naturales, incluyendo Haití, Nicaragua, El Salvador y Honduras.

En Mayo, el Departamento de Seguridad Nacional anunció que sólo extendería TPS para los haitianos hasta enero del próximo año, y  los “alentó” a comenzar a prepararse para el regreso a su país. En los próximos seis meses, también deberán decidir la extensión de TPS para los otros países.

“General Kelly: haga algo”, piden los dreamers y Gutierrez

Durante el “rally” previo a la marcha hacia la Casa Blanca,  el congresista Gutierrez aludió al general John Kelly, ahora jefe de gabinete de Trump, considerado uno de los funcionarios de más alto rango del gobierno que personalmente simpatiza con la situación de los “DACA”.

“Señor General, jefe de gabinete, deje de hablar y comience a actuar”, dijo Gutierrez, agregando que el objetivo de algunos dentro de la Casa Blanca y del gobierno de Trump es “quitarles sus papeles para llamarlos ilegales”.

Diversos sindicatos participaron también en las marchas y manifestaciones. María Elena Durazo, vice presidenta general de Unite Here, destacó que la industria de la hospitalidad (hoteles, restaurantes) depende de muchas personas con DACA y TPS para funcionar.

“Estos hombres y mujeres tienen raíces profundas en este país, son empleados de mucho tiempo, esposos, padres, vecinos y miembros de la comunidad”, dijo Durazo. “Perder DACA y TPS destruirá sus familias y a la industria hotelera que se construye sobre su trabajo”.

Facebook